jueves, 18 de septiembre de 2014

Epílogo: Elección

Aviso: Los libros aquí transcriptos y los personajes pertenecen a Stephenie Meyer y la historia original “Reading Eclipse” a Choices HP, yo solo la traduzco, todo esto es sin ánimos de lucro, solo por mero entretenimiento.


 Traducido por: Vasti Bethsabe Garcia
Corregido por: Cary0605

Epílogo: Elección  leyó Alice.

Jacob Black
"Hm..." Alice escaneo las siguientes líneas rápidamente. "Parece que este capítulo es desde el punto de vista del chucho."
"Genial," siseo Rosalie.
"Podría ser interesante ver su punto de vista," dijo Carlisle.
 —Jacob, ¿cuánto crees que te va a llevar esto? —inquirió Leah, impaciente, quejosa.

 Apreté los dientes con fuerza.

Como todo el mundo en la manada, Leah se sabía la historia al completo. Conocía la razón por la que había venido aquí, al fin del mundo, de la tierra, el cielo y el mar. Para estar solo. Y ella sabía que eso era lo que yo quería. Simplemente estar solo.
"No creo que eso es todo lo que tu quisieras," dijo Emmett con una mueca. "Pero él no puede tener lo que quiere."
"Ni siquiera estar solo,"  dijo Rosalie sonriendo viciosamente.
 Pero Leah me iba a obligar a soportar su compañía, como fuera.

Aunque estaba de lo más enfadado, me sentí lleno de autocomplacencia durante un buen rato. Ya no tenía que pensar siquiera en controlar mi temperamento. Ahora era fácil, algo que me salía porque sí, con naturalidad. Ya no lo veía todo rojo ni sentía esa explosión de calor bajándome por la columna. Por eso le contesté con voz calmada.

 —Tírate por el acantilado, Leah —y señalé el precipicio que se extendía a mis pies.
Emmett se rio ante eso. "Bonito y educado como siempre."
 —Seguro, chaval —ella me ignoró y se despatarró en el suelo a mi lado—. No tienes ni idea de lo duro que me resulta esto.

—¿A ti? —necesité casi un minuto para aceptar que lo decía en serio—. Debes de ser la persona más ególatra del mundo, Leah. Odio tener que hacer pedazos ese mundo de ilusiones en el que vives, ese en el que el sol órbita alrededor del sitio donde estás, así que no te voy a contar lo poco que me preocupa tu problema. Pírate. Lejos.

 —Sólo míralo desde mi punto de vista por un minuto, ¿vale? —continuó, como si no le hubiera dicho nada.

Si lo estaba haciendo para cambiarme el estado de ánimo, funcionaba. Empecé a reír, aunque el sonido se volvió extrañamente doloroso.

—Frena esas risotadas y presta atención —me interrumpió con brusquedad.

 —Si finjo que te escucho, ¿te largarás? —pregunté, echando una ojeada a su permanente cara de pocos amigos. No estaba seguro de haberle visto alguna vez otra expresión.
"Por esa expresión, yo diría que no," se burlo Emmett.
Recordé cuando solía pensar que Leah era guapa, incluso hermosa. De eso hacía ya mucho tiempo. Ahora, nadie pensaba en ella de esa manera, excepto Sam. Él nunca se perdonaría a sí mismo, como si fuera culpa suya que se hubiera convertido en esa arpía avinagrada.
"No es su culpa, pero es entendible que se sienta de esa manera," dijo Esme. "El aun debe amarla a su manera, y debe ser muy difícil verla tan lastimada todo el tiempo."
Su ceño se cerró más aún, como si adivinara lo que estaba pensando. Probablemente era así.

—Esto me está poniendo enferma, Jacob. ¿Es que no te puedes imaginar por lo que estoy teniendo que pasar? Ni siquiera me gusta Bella Swan. Y me has tenido lamentándome por esta amante de sanguijuelas como si yo también estuviera enamorada de ella. ¿No te das cuenta de que es algo que me hace sentir muy confusa? ¡Anoche soñé que la besaba! ¡Qué demonios se supone que he de hacer con eso!
"Ah, pobre chica," dijo Emmett riendo audiblemente.
—¿Tiene que importarme?

—¡No puedo soportar más el estar en tu cabeza! ¡Termina con esto de una vez! Ella se va a casar con esa «cosa». ¡Va a intentar convertirse en uno de ellos! Ya es hora de que te des cuenta, chaval.
"Hmph," Esme estaba asesinando al libro con la mirada. Ella obviamente no disfrutaba que a Edward se le llamara “esa cosa”.
"Creo que ella está tratando de ayudarle," dijo Alice. "Es difícil saber con los lobos."
 —¡Cállate! —rugí.

Devolverle el golpe sería una equivocación. Eso lo sabía y por ello me mordía la lengua, pero lo lamentaría de veras si no se marchaba. Ahora.
Todos sisearon ante esto.
—En cualquier caso, probablemente él la matará —observó Leah, con aire despectivo—. Todas las historias insisten en que suele ocurrir. Quizás un funeral sería mejor final para esta historia que una boda. Ja.
"Okey, ella necesita callarse en este momento," Rosalie apretó los dientes.
Esta vez reaccioné. Cerré los ojos y luché contra el sabor cálido en mi lengua. Empujé y empujé contra el fuego que bajaba por mi espalda en un esfuerzo por mantener mi forma humana, mientras mi cuerpo intentaba justo lo contrario.
Los ojos Carlisle se llenaron de curiosidad ante esto.
La fulminé con la mirada cuando conseguí controlarme de nuevo. Ella me miraba las manos mientras los temblores se iban apagando. Sonriente.

 A saber dónde le vería el chiste. —Si te agobia la confusión de sexos, Leah... —comenté, con lentitud, enfatizando cada palabra—. ¿Cómo crees que lo llevamos los demás mirando a Sam a través de tus ojos? Ya es lo bastante malo que Emily tenga que soportar tu fijación. Tampoco ella necesita que los chicos andemos jadeando detrás de él.
Emmett se carcajeó nuevamente.
"Bueno, la manada sin duda tiene sus problemas," se rio Carlisle también.
Cabreado como estaba, sin embargo, sentí una cierta culpabilidad cuando observé el espasmo de dolor que cruzó su rostro.

 Saltó sobre sus pies, parándose lo justo para escupir en mi dirección y corrió hacia los árboles, vibrando como un diapasón.

Me eché a reír de forma sombría.

 —Te lo dije.

Sam me iba a liar una buena por esto, pero merecía la pena. Leah ya no me molestaría más. Y repetiría el corte si se me presentaba la oportunidad.

 Porque sus palabras se habían quedado conmigo, grabadas en mi cerebro, y haciéndome sufrir tanto que apenas podía respirar.

 No me importaba demasiado que Bella hubiera escogido a otro. Esta agonía no tenía nada que ver con eso. Podía vivir con ese dolor por el resto de mi estúpida vida, forzada a ser demasiado larga.

 Lo que sí me importaba era que lo iba a abandonar todo, que iba a dejar que su corazón se parase y su piel se helara y que su mente se retorciera para cristalizarse en la cabeza de un predador. Un monstruo. Un extraño.
Los ojos de todos se endurecieron ante esto.
Había pensado que no había nada peor que eso, nada más doloroso en todo el mundo.

 Pero, si él la mataba...

Otra vez tuve que combatir la ira que me inundaba. Quizá, si no fuera por Leah, habría estado bien dejar que el calor me transformara en una criatura capaz de lidiar mejor con esto. Una criatura con instintos mucho más fuertes que las emociones humanas. Un animal que no sentiría la pena del mismo modo. Un dolor diferente.
"Interesante," dijo Carlisle. "Así que sus mentes son mas animales cuando están en sus formas de lobo."
Al menos, habría algo de variedad, pero Leah estaba corriendo ahora y yo no quería compartir sus pensamientos. La maldije entre dientes por cerrarme también esa vía de escape.

 Me temblaban las manos a pesar de mis esfuerzos. ¿Qué era lo que las hacía temblar? ¿La ira? ¿La agonía? No estaba seguro de contra qué estaba luchando ahora.

Tenía que creer que Bella sobreviviría, pero eso requería confianza, una confianza que yo no deseaba sentir, confianza en la habilidad del chupasangres para mantenerla con vida.

Ella se convertiría en alguien distinto y me preguntaba cómo me afectaría eso. ¿Sentiría lo mismo que si muriera, cuando la viera allí, erguida como una piedra? ¿Como un trozo de hielo? ¿Y qué ocurriría cuando su olor me quemara la nariz y disparara mi instinto de romper y destruir...? ¿Cómo sería eso? ¿Querría matarla? ¿Podría llegar a desear no matar a uno de ellos?

"Realmente seria duro para el "  dijo Carlisle.
"Pero nos mudaremos antes de que eso pase," Jasper le recordó. "Así que, él ni siquiera tendrá que verla."
"Tal vez no tengamos que mudarnos," dijo Emmett. "Si los lobos accedieran a permitir que esto pase, podríamos quedarnos."
Observé cómo las olas rodaban hacia la playa y desaparecían de mi vista bajo el borde del acantilado, pero allí las escuchaba batir contra la arena. Seguí contemplándolas hasta tarde, hasta mucho después del anochecer.

Seguro que sería mala idea volver a casa, pero tenía hambre y no se me ocurría ningún otro plan.

 Puse mala cara cuando volví a ponerme el cabestrillo y agarré las muletas. Ojalá Charlie no me hubiera visto aquel día y difundido la historia de mi «accidente de moto». Estúpidos accesorios. Los odiaba.
"Pueden ser molestos a veces, ¿ no es cierto?" se rio Emmett.
El apetito empezó a parecerme estupendo en el momento en que entré en la casa y le eché una ojeada al rostro de mi padre. Algo le rondaba la cabeza. Lo tuve claro enseguida, ya que sobreactuaba, moviéndose con una naturalidad excesiva.

También se puso a hablar por los codos y estuvo charloteando sobre el día antes de que pudiera llegar a la mesa. Nunca parloteaba de este modo salvo que hubiera algo que no quisiera decir.
"Novatos," Alice negó con la cabeza.
Lo ignoré todo lo que pude, concentrándome en la comida. Cuanto más rápido me lo tragara todo...

—...y Sue se ha dejado caer hoy por aquí —su voz sonaba alta, difícil de ignorar, como de costumbre—. Es extraordinaria, esa mujer es más dura que los osos pardos. De todos modos, no sé cómo consigue apañarse con la chica que tiene. La pobre, ya hubiera tenido lo suyo con un simple lobo, pero es que Leah además, come como una loba.

 Se rió de su propio chiste. Esperó un buen rato a ver si yo respondía, pero no pareció darse cuenta de mi expresión indiferente, de mortal aburrimiento. La mayoría de los días esto le molestaba. Quería que se callase ya respecto a Leah, estaba intentando no pensar en ella.

"Tal vez ella podría gustarle," dijo Emmett. "Tú sabes, esas relaciones odio- amor…."
"De alguna manera, no veo que eso vaya a funcionar," Alice negó con su cabeza.
—Seth es mucho más fácil de llevar. Claro, tú también resultabas mucho más sencillo que tus hermanas, hasta que... bueno, tú tienes que vértelas con algo más que ellas.

Suspiré, un suspiro largo y profundo y miré hacia la ventana.

Billy se quedó callado durante un segundo que se me hizo un poco largo.

 —Hoy hemos tenido carta.

Seguramente éste era el tema que había estado evitando hasta el momento.

—¿Una carta?

—Una... invitación de boda.
"Pensé que Bella no quería invitarlo " dijo Emmett.
"Ella no es la única que podría invitarlo," menciono Alice.
"Pensé que ella tenía el poder en cuanto a quien iría a la boda,”  contraataco Emmett.
"Yo no soy la única tampoco," contesto Alice, mirando directamente a Edward.
"Cierto," dijo Emmett.
Se me contrajeron todos los músculos del cuerpo y una pizca de calor me bajó por la espalda. Me aferré a la mesa para mantener las manos quietas.

 Billy continuó como si no se hubiera dado cuenta.

 —Hay una nota dentro que está dirigida a ti. No la he leído.

Sacó un grueso sobre de color marfil de donde lo tenía guardado, entre la pierna y el brazo de su silla de ruedas. Lo dejó en la mesa entre ambos.

—A lo mejor no deberías leerlo. En realidad, no importa lo que diga.

 Estúpida psicología de pacotilla. Cogí el sobre de la mesa.

 Era un papel grueso, rígido. Caro. Demasiado pijo para Forks. La tarjeta que iba dentro era demasiado prolija y formal. Bella no había intervenido en eso. No había ningún rastro de su gusto en las hojas de papel transparente, como pétalos impresos. Apostaría incluso a que a ella ni siquiera le gustaba.
"Hey...  son increíbles, chucho estúpido," Alice bufo y Emmett se rio.
No leí las palabras, ni siquiera la fecha. No me importaba.

Había un trozo de grueso papel marfil doblado en dos con mi nombre escrito en tinta negra en la parte posterior. No reconocí la letra manuscrita, pero era tan pijo como todo lo demás. Durante medio segundo, me pregunté si el chupasangres lo hacía en plan de regodeo.
Esme  siseo ante esto; como si Edward fuera capaz de hacer eso.
Lo abrí.

Jacob.

Sé que rompo las reglas al enviarte esto. Ella tenía miedo de herirte, y no quería que te sintieras en modo alguno obligado, pro sé que si las cosas hubieran salido de otra manera, yo hubiera deseado tener la posibilidad de elegir.

Te prometo que cuidare de ella, Jacob. Gracias, por ella y por todo.

Edward.

 —Jake, sólo tenemos esta mesa —comentó Billy, mirando hacia mi mano izquierda.

 Tenía los dedos tan apretados contra ella que comenzaba a estar en serio peligro. Los solté uno por uno, concentrándome en esa única acción y luego junté las manos para evitar el riesgo de romper algo más.

 —Bueno, de todas formas no importa —masculló Billy.

 Me levanté de la mesa, y empecé a sacarme la camiseta encogiendo los hombros. Esperaba que, a estas horas, Leah ya estuviera en casa.

 —Aún no es demasiado tarde —murmuró Billy cuando abrí la puerta de un empujón.

Estaba corriendo antes de llegar a los árboles, dejando a mis espaldas una hilera de ropas como si fueran migas de pan, igual que las dejaría si quisiera volver a encontrar el camino de casa. Ahora era muy fácil entrar en fase. No tenía que pensar, porque mi cuerpo ya sabía lo que había y me daba lo que deseaba antes de pedírselo.

 Ahora tenía cuatro patas y estaba volando.

Los árboles se desdibujaron en un mar oscuro que fluía a mi alrededor. Mis músculos se contraían y distendían casi sin esfuerzo aparente. Podría correr así durante días sin llegar a cansarme. Quizás esta vez no pararía.

Pero no estaba solo.

Cuánto lo siento, susurró Embry en mi mente.

Podía ver a través de sus ojos. Se hallaba muy al norte, pero se había dado la vuelta y aceleraba para reunirse conmigo. Gruñí y alcancé más velocidad.

Espéranos, se quejó Quil. Él se encontraba más cerca, justo a la salida del pueblo.
"No creo que él quiera hacer eso," dijo Emmett.
Dejadme solo, les rugí a mi vez.

Podía sentir su preocupación en mi cabeza, pese a que intentaba sofocarla entre los sonidos del viento y el bosque. Esto era lo que más odiaba de todo, verme a mí mismo a través de sus ojos, peor aún ahora, que estaban llenos de compasión. Ellos también vieron mi rechazo, pero continuaron persiguiéndome.

Una voz nueva sonó en mi cabeza.

Dejad que se marche. El pensamiento de Sam era dulce, pero al fin y al cabo seguía siendo una orden. Embry y Quil frenaron hasta alcanzar un ritmo de paseo.
"Él puede ser el que mejor entienda que necesita un tiempo a solas," dijo Esme tristemente.
Ojalá pudiera dejar de oírles, dejar de ver a través de sus ojos. Tenía la cabeza atestada de cosas, pero la única manera de evitarlo y volver a estar solo, era regresar a mi forma humana y entonces no podría soportar el dolor.

Salid de fase, les ordenó Sam. Embry, voy a recogerte.

Primero una y luego otra, ambas conciencias se desvanecieron silenciosamente. Sólo quedó Sam.

Gracias, me forcé a pensar.

Vuelve cuando puedas. Las palabras sonaban débiles, desapareciendo en el vacío oscuro cuando él también se marchó. Ahora estaba solo.

Mucho mejor. Ahora podía oír el ligero crujido de las hojas húmedas bajo mis pezuñas, el susurro de las alas de un búho sobre mi cabeza, el océano, allá muy lejos, hacia el oeste, con su gemido al chocar contra la costa. Escuchaba esto, pero nada más. No sentía más que la velocidad, nada más que el empuje del músculo, los tendones y el hueso, trabajando juntos en armonía, mientras los kilómetros desaparecían bajo mis patas.

Si el silencio en mi mente permanecía, nunca volvería atrás. Sería el primero en escoger esta forma frente a la otra. Quizá no tendría que volver a escuchar jamás si corría lo suficiente.

Moví las patas con más rapidez, dejando que Jacob Black desapareciera a mis espaldas.

"Ese es el final del libro," dijo Alice, poniendo el libro en el suelo y volteando a ver a Edward. Parecía que todos estaban viendo a Edward, esperando para escuchar lo que todos sabían que el diría.
“No puedo conocerla”, dijo suavemente, pero todos podían oírlo.
“Edward” dijo Esme, su voz tan suave y dolida. “Ella es tu pareja…”
“Ella puede ser feliz sin mi…” dijo Edward
“Pero ella te escogió a ti” le recordó Emmett. “Tú eras lo que ella mas quería en el mundo”
“Si, y eso es cierto para la Bella del libro”, dijo Edward, su voz muerta, como sus ojos. “Ella no puede vivir sin mi…. sin ese Edward. Pero eso no es cierto en esta realidad”
“Pero tú la amas”, repitió Esme, realmente comenzaba a romperse en este punto.
“Con todo lo que soy” dijo Edward, su cara rompiéndose mientras lo decía “Por lo mismo tengo que dejarla vivir la vida normal y humana que ella quiere, aunque ella no pueda darse cuenta de eso… no puedo arrebatarle eso….”
"Así que…. Mm… ¿Leeremos el último libro?  Pregunto Emmett.
Rosalie, Esme y Alice voltearon a verlo intensamente.
“¿Qué? Pienso que podría ayudar” dijo Emmett.
“Sí, estoy segura de que esa es la razón” dijo Rosalie, quien había estado bastante callada durante esta conversación
“Creo que todos deberíamos tomarnos un descanso… vamos de caza” dijo Alice, viendo a Edward. Ella realmente quería hablar con él a solas. Ella podía llegar a él de una manera que nadie más podía, y si alguien iba a convencerlo de cambiar de opinión seria ella.
“Yo…” dudo Esme, luciendo como si no quisiera dejar a Edward justo ahora, pero, miro a Alice y suspiro. Ella sabía que ellos dos compartían una conexión especial “ok”
Carlisle camino hacia ella, y ella se incline por apoyo, y los dos se fueron en silencio. Jasper le dio una mirada a su esposa, y un segundo después se fue tan silenciosamente como ellos.
“Creo que eso está bien. Vamos bebe” dijo Emmett.
"Edward," dijo Rosalie. "Solo quiero que sepas que yo te apoyare no importa lo que decidas."
“¿Rose?” pregunto Edward, viéndola muy confundido “Pero… yo pensé que tú querías que ella tuviera la otra vida… el otro futuro”
“Si” dijo Rosalie, “Pero no con ese chucho”
Edward rodo sus ojos ante eso, algo que no había hecho en algunas horas.
“Nunca te he visto de esta manera antes Edward” siguió Rosalie. “Me gustas mas de esta manera… Egoísta. Lo sé… pero yo… estaré contigo, te apoyare no importa lo que decidas” y con esas palabras, salió corriendo de la casa con Emmett siguiéndola de cerca.
“Bueno eso fue inesperado” dijo Alice, mientras se sentaba al lado de Edward.
“Estas feliz de que ella haya dicho eso y los dos lo sabemos” suspiro Edward “Y no me importa lo que tengas que decir…. No voy a cambiar de idea”
“Tú sabes que eso no me va a detener de intentarlo” dijo Alice con una sonrisa
“Lo sé” Edward entrecerró los ojos “Y no quiero saber que tan bajo iras para hacerme cambiar….”
“No voy a amenazarte Edward” dijo Alice ofendida “Ni siquiera voy a ir tras Bella y forzarla a conocerme…”
“Lo hiciste la última vez” dijo Edward
“Esto es diferente…” dijo Alice, sonando como si no quisiera que fuera verdad. “No sé qué es lo mejor tampoco. Pero aun así, hay algunas cosas que tengo que decir”
“Y ¿Qué es?” pregunto Edward, su voz volviéndose dura nuevamente.
“Tú no puedes saber qué es lo que pasaría si te remueves de la imagen” dijo Alice “Su relación….”
“No es solamente su relación “dijo Edward gravemente. “Es acerca de su futuro, además, tú la escuchaste, El es su alma gemela” dijo Edward con amargura
“Lo hubiera sido si tu no existieras” lo corrigió Alice. “Pero tú no sabes si eso es cierto mucho más de lo que ella lo sabe… yo no creo que sea cierto”
“Y ¿Cómo probaría eso?” se burlo Edward
“Ella necesito dos besos para siquiera saber que lo quería”, dijo Alice “Si ella realmente lo amara, solo habría necesitado uno”
“Ella no lo beso la primera vez, no cuenta” dijo Edward descartando su comentario.
“Créeme Edward, si cuenta” dijo Alice “Si ella realmente lo quisiera como dice, lo habría sentido a la primera”
“Ella es terca” suspiro Edward.
“Ella no es la única” dijo Alice mirando a Edward.
“Sigue sin ver el punto”, dijo Edward. “Esto no es por el…
“Edward, no trates de huir de esto” Alice le rogo “No tendrás una segundo oportunidad para conocerla”
“Lo sé” dijo Edward su voz rompiéndose por el esfuerzo.
“¿Vas a leer el siguiente libro con nosotros?” le pregunto Alice, esperando con mucha desesperación que hubiera algo en el siguiente libro que lo hiciera cambiar de idea. Este era un pensamiento peligroso, ya que no quería Edward lo escuchara y se cerrara a la idea de leer el libro, pero no pudo bloquearlo suficientemente rápido. Estúpido vampiro lector de mentes
“No lo creo” dijo Edward.
“¿No quieres saber cómo todo esto termina?” pregunto Alice ¿No quieres saber lo que ella está pensando?
Edward comenzó a negar con la cabeza, pero ella pudo ver que estaba luchando con su decisión.
“Edward, tu sabes que quieres saber qué pasa” dijo Alice de manera cortante. “Quieres saber todo acerca de ella sea real o no”
“Solo significaría más dolor Alice” dijo Edward suspirando “No hay ningún punto en leer algo más acerca de esto, sabiendo que ella está mejor sin mi… y no me digas que me equivoco Alice…”
“Pero estas equivocado…” dijo Alice
“Estoy hacienda lo correcto” dijo Edward, su voz firme. Ya habiendo tomado su decisión.
“No creo que lo estés haciendo”, dijo Carlisle, entrando en el salón
“¿Qué?” Edward pregunto, frunciendo sus cejas
“No tengo ni idea de porque  nos enviaron estos libros, pero no creo ni por un segundo que haya sido para separarlos a ti y a Bella” dijo Carlisle.
“¿Por qué no?” pregunto Edward. “Estoy obviamente apartándola de una vida normal, una en la que ella podría ser feliz, y ver crecer a sus hijos y envejecer”
“Así luce justo ahora” dijo Carlisle “Pero no puedes dejar la historia sin terminar Edward, eso no es justo para Bella, ni para ti”
“¿Qué…?” pregunto Edward otra vez luciendo confundido
“Tú dices que ya tomaste tu decisión, pero no tienes todos los hechos” explico Carlisle “Entiendo que si algo fuera a hacerte cambiar de opinión ahora, tendría que se algo sumamente extraordinario. Algo imposible incluso, pero hemos visto cosas muy increíbles e improbables en estos libros, así que ahora creo que no hay imposibles. Y si no quieres hacer esto por ti, hazlo por Bella, la forma en que yo he visto que la amas, merece la pena, no la prives de eso….”
“Pero ella podría amar a otra persona…” discutió Edward
“Tú no puedes saber lo que el futuro depara para nadie” dijo Carlisle, “o como tu decisión va a afectar su vida. Tal vez ella y Jacob finalmente se conocerán, o quizás no. Quitándote de la imagen no significa automáticamente que ella va a tener la vida que pudo haber vislumbrado. De hecho, sin ti, tal vez ella nunca encontraría quien es en la vida, y no podrá relacionarse con nadie, solo estoy diciendo que no tomes decisiones apresuradas”
“Tenerme en su vida, solo le ha traído sufrimiento” gruño Edward, luciendo como si quisiera detenerse de escuchar a Carlisle, pero estaba teniendo problemas con eso.
“No solo dolor, hijo” dijo Carlisle “También la has hecho feliz. Además a veces solo las cosas por las que hay que luchar son las que más valen la pena”
“¿De qué estás hablando?” pregunto Edward
“Edward, tu mejor que nadie sabes lo mucho que me costó luchar contra el ansia de lastimar a alguien, cuando me convertí, me preguntaba constantemente porque no podía suicidarme, cual era la razón que tenia para seguir viviendo. Decidí volverme medico para ayudar a las personas que más lo necesitaran. Fue muy doloroso al principio poder lograr mi meta, pero yo sabía que era lo que tenía que hacer. Así que trabaje en eso con todas mis fuerzas y eventualmente obtuve lo que siempre había querido, en ti y en Esme” la sonrisa de Carlisle se agrando de la manera que siempre sucedía cuando hablaba de su familia “y en tus hermanos y hermanas,… en ti yo encontré todo lo que yo esperaba. En ti aprendí que todo por lo que pase valió la pena al final”
“Edward, la lucha solo hace que la vida sea mejor cuando vuelves atrás y te das cuenta de todo lo que has ganado” termino Carlisle
“Bien” suspiro Edward miserablemente “Leeré el libro, pero no estoy haciendo ninguna promesa”
“Lo entiendo” dijo Carlisle con una sonrisa. “Y si prefieres leer el libro por tu cuenta, también lo entendería.  Estoy seguro de que habrá mas… mm…. momentos privados en este libro que no te gustaría que tus hermanos escucharan y te…”
“Molestaran sin misericordia” aporto Alice
“No, está bien oodemos leerlo juntos” dijo Edward
“Bien, pero más te vale no estar de mal humor todo el libro” dijo Alice. “No puedes ser una estatua como lo has sido durante los últimos seis capítulos anteriores”
“No creo que vaya a serlo” dijo Edward. Alice lo miro a los ojos y podía ver un gran cambio en el. Parecía que Carlisle lo había llenado de suficiente esperanza para que el pudiera llegar a disfrutar el leer el siguiente libro.




 Hola ^.^/
Finalmente! El fin! The End! Finally! Finnnn! jjajajja Esta tortura de casi casi casi dos años termino, que manera de sufrir para terminar Leyendo Eclipse!!!
Pero ahora viene lo bueno señoras y señores, se viene LEYENDO AMANECER y quizas a Edward se le vaya la depresión!


Quiero agradecer una y otra vez a mi equipo traductor, esto no habría sido posible sin su ayuda, así que millones de gracias a:

-Jesiri Zarimar-
-Esme-
-R. R Grant-
-Camila Cullen Masen-
-MaryferVc-
-Pau Macias-
-Rosaliewolfvamp-
-Vasti Bethsabe Garcia-

¡¡Estos aplausos son para ustedes!!

Pronto sabrán de mí por Twitter @Cary0605 o Facebook, sé que estan impacientes por Leyendo Amanecer, yo tambien estoy así.

Y pues tambien quiero darle las gracias a cada comentario, a cada mensaje por Twitter, a cada mensaje por Facebook, muchas gracias por esperarme y aguantar tanto.

Nos leemos pronto en Leyendo Amanecer.

Saludos *.*/

Cary0605


P/d: Disculpen el desorden de las entradas, Blogguer se volvio loco la ultima media hora y hace y deshace a su antojo!!! jjajajajja


Capitulo Anterior



11 comentarios:

Lorria dijo...

Y después de tanto tiempo se terminó... Tengo sentimientos encontrados.... Feliz porque eclipsé es un suplicio de principio a fin... Triste porque Edward quedo mal al final.... Emocionada porque comienza leyendo amanecer... Y de nuevo sacada de onda al ver como pasa el tiempo.... Y pensar que te conocí Cary cuando estábamos en leyendo crepúsculo y hemos compartido muchas más cosas que el amor por Edward y la saga vaya estoy llorando :'( ������ gracias a ti y a tu equipo de traductoras!!!

Y como siempre espero leerte pronto!!!!!

Anónimo dijo...

Muchas gracias a todos por darnos la posibilidad de leer los capítulos!!

Por fin acabó la pesadilla de eclipse... ¡¡Ahora amanecer!! Wiii (Carlisle estará encantado)

Lo malo será aguantar ese estúpido apodo que le puso el estúpido del pulgoso a Renesme.

Besitos!

Tonks.

Mayra dijo...

¡Dios, ya era hora! Vaya, pobre Edward. No creo que en Amanecer se le quite la depresión, leer lo que le sucederá a Bella en todo el embarazo lo dejará desquiciado. xD
Pobre, de ninguna se salva.
èwe Fui muy mala, así que sé que hay una historia de ellos terminando la saga, espero que también lo traduzcas. Soy muy mala en inglés. ¡Esperando Leyendo Amanecer! Me muero de ganas. <3

Jesiri Beaitaly dijo...

woahh enserio estoy emocionada por terminar este horrible libro y también empezar amanecer!!! Wii de verdad ya quiero leerlo!! Gracias por todo este tiempo que no te has rendido y has subido los capis... Cualquiera en tu lugar hubiera dejado el proyecto... De veras muchas muchas gracias por tu esfuerzo!!! Y gracias también a las que ayudaron a traducir... Me muero por seguir leyendo!!!

Paulina dijo...

Esperando que subas pronto leyendo amanecer, :)

Johana Basterrechea dijo...

al fin se termino eclipse jajajajajaaja no me gusto este libro. Esperando con ansias leyendo amanecer! Pobre edward odio a jacob. Gracias Cary y tambien gracias a las traductoras!

Anónimo dijo...

Yupiiiiiiiii, fue extactamente un año y nueve meses para terminar este proyecto, pero lo importante es que se llegó al final, desafortunadamente el Edward que lee es solo pesimismo y soledad por lo que no es capaz de pensar con la madurez del Edward del libro, igual, visto desde afuera Luna Nueva y Eclipse no son precisamente muy buenos para la autoestima de alguien, y lo peor de todo es que el embarazo de Bella está narrado por la nada sutil forma de Jacob :( ........ No, creo que Amanecer vaya a ser muy bueno con Edward, pero sí le dará esperanzas a toda la familia.

Saludos desde Colombia.

Carol Rosalie Cullen

Anónimo dijo...

Siiiiii, por fin terminaste eclipse, aunque es uno de mis libros favoritos de la saga ya quiero ver que opiniones tienen por lo que va ocurrir en amanecer.... Me encanta... Espero que actualices muy pronto leyendo amanecer

Anónimo dijo...

Los comentarios al final del capi sí que han sido de lo mejor, no me esperaba de que Edward se quedara en tal estado depresivo que incluso decidiera no conocer a Bella y que siga con su "alma gemela", sí claro alma gemela hasta que derepente le llegue al imprimación y simplemente Bella Swan pasa a la historia, ese detalle es como si no lo tomaran en cuenta, al menos casi iniciando Amanecer hablan sobre que hay más imprimados de la cuenta jejeje!!!.

Y las palabras de Rosalie sobre el darle su apoyo en cualquier cosa que decidiera, definitivamente los libros ayudaran a que la relación bastante tirante entre estos dos hermanos deje de serlo , aunque con lo que se le viene a Rosalie como guardaespaldas personal de Bella es algo con lo que no contaban jejeje!!!

SALESIA

Babi dijo...

Creo que estoy ansiosa por leer Amanecer y por fin termino Eclipse fue un largo tiempo pero creo que a valido la espera jajajajaja solo falta esperar a que empieces de nuevo pero ahora Amanecer muy feliz muy feliz estoooooy :D tu muy bn

Ires dijo...

Hola! Gracias a todo el equipo que ha ayudado a Cara para traernos está lectura. Al fin terminamos Eclipse. Ahora muero por leer Amanecer. Mil gracias por su trabajo.